¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Anuncios
Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

El discurso del 28 de enero de 20007

Honorable Presidiúm

Compañeras y Compañeros

 

Año con año campesinos, colonos, luchadores sociales y representantes de los tres poderes de Gobierno, venimos a cumplir la obligación que voluntariamente nos hemos Impuesto, de asistir a este lugar y en esta fecha, para recordar a Alfredo V. Bonfil, quien trágicamente muriera junto con Alberto Cinta Guzmán, Fernando Gutiérrez Aburto, Sergio Butrón Casas y Felipe Galván, quienes en vida lo acompañaron en las luchas agrarias y también lo acompañaron en el viaje del que no se regresa. Este día nos acompañan en representación del Gobierno del Estado el Ingeniero Francisco Zamorano Delfín Director de Pesca y representante personal del C. Licenciado Fidel herrera Beltrán, personal de acción social, quienes apoyan con la instalación del presidiúm, mámpara, equipo de sonido y la orquesta que nos deleita con sus bonitas melodías, tales como el himno agrarista y los himnos a Veracruz y nacional, el ejército para llevar a cabo el protocolo oficial de esta ceremonia, de los compañeros cenecistas,  del Municipio de la Antigua, señor Presidente, que agradecemos como siempre su generosa hospitalidad y apoyo para el evento, de los Bonfilistas de José Azueta, de San Pedro Soteapan, de Tlalixcoyan, de Veracruz, de Ángel R. Cabada, de Catemaco, de Santiago Tuxtla, y de San Andrés Tuxtla, además de otros Municipios vecinos. Especial mención y reconocimiento a los fundadores del Movimiento Campesino Alfredo V. Bonfil, unos que ya no nos pueden acompañar y otros como Doña Julia Ayala que desde hace 33 años aquí ha estado permanentemente, así también a Don Claudio Aquino León y a Don Alberto Castañeda Alfaro quienes desde hace quince años vienen junto con los compañeros de la Colonia 24 de junio de las Bajadas, a mis amigos y compañeros del Congreso Agrario Permanente, líderes que hoy nos acompañan venimos todos a alimentarnos espiritualmente, a recordar  a Alfredo V. Bonfil quien siendo tan joven, sentía que se le agotaba el tiempo para servir a los campesinos que tanto esperaban de él, y alguna vez externó que su máxima aspiración consistía en hacer de la CNC un organismo poderoso y fuerte, que sin representar una amenaza, permitiera a los campesinos exigir sus derechos en vez de suplicar, exigir sus derechos en vez de mendingar, fue para Bonfil reto permanente, buscar lo mejor para los que en el confiaban, fue su desafiante horizonte, demostrar que el dirigente, cuando se lo propone, puede ser arquitecto de la unidad y de la abundancia, y que esto se logra, decía, "con tesón, con disciplina, pero sobre todo con sacrificio, usando esto, como fuegos que aticen la llama de la voluntad creadora con la que se borren Viejos vicios y se abran nuevos espacios al universo de los pobres, de los explotados, de los marginados, antes que la desesperación los induzca a la violencia”. ¿Veracruz un estado pobre? En bienes otorgados por la naturaleza nuestro extenso territorio es uno de los mejor dotados. Veracruz no es un estado pobre. Es sí, un estado de pobres, con tristeza lo digo, vivimos al día, de milagro, como la lotería. No es cierto que esa pobreza tenga su origen en la pereza de los veracruzanos, según esa imagen que nos dibuja sentados en el suelo, recargados en un cactus, cubierto con sarape y con sombrero para dormir una siesta que no acaba. ¿Flojo el veracruzano? ¿Por qué entonces cuando sale de Veracruz y se va a otro país el veracruzano se vuelve trabajador? Hay algo en el aire que se respira en Veracruz, o en el agua, que induce a la flojera? Ningún estudio científico serio hay que avale tal hipótesis. ¿Por qué somos entonces un estado de pobres?, Porque desde hace muchos años el Gobierno ha limitado la acción de los productores. En nombre de absurdas tesis de redención social los ha privado de su libertad individual y sometido a una especie de tutela paternalista que hizo de vastos sectores de la población un cúmulo de menores de edad o incapacitados. Ese paternalismo clientelar hizo olvidar una doctrina simple: la principal riqueza de un país es el trabajo de sus habitantes. Este estatismo provocó grandes males cuyos efectos aun siguen. Por eso hay una brecha enorme entre nuestras aspiraciones y nuestra realidad en términos de libertad, justicia, prosperidad y pluralidad. Por ejemplo, en materia de prosperidad y de justicia el país ha sido incapaz de ofrecer oportunidades para todos, como se manifiesta en el estado inaceptable de pobreza extrema en que viven muchos mexicanos y en su éxodo masivo hacia el exterior, y como claramente vemos en el aumento al precio del kilo de tortilla provocado por los grandes especuladores, que encendió los focos rojos en las clases más desprotegidas y es desde ahí el poder de abajo: ese es el camino. Sólo así se podrá combatir al poder de arriba que los de arriba nunca cambiarán. Y el pueblo tiene su manera, que no es la manera de los partidos políticos, ni de los empresarios, ni de los funcionarios públicos. Ese camino sólo podrán trazarlo los que han vivido la injusticia, la represión, el despojo, los agravios y las infamias de los que gobiernan y de los que se embolsan las riquezas del país. Los cambios tendrán que venir de abajo, del pueblo que ha sufrido y sufre en carne propia el despojo, la pobreza, la miseria, y la falta de voz en la sociedad. Y tiene que incluir profundas modificaciones en la distribución de la riqueza y de los bienes de la nación, en el ejercicio de los derechos políticos en la importancia justa y participativa de las clases sociales. Es la lucha contra el sistema de exclusión, de marginación. Por ello el estado debe volver a su función subsidiaría original; fínquense condiciones para que los campesinos puedan trabajar y gozar de los frutos de su esfuerzo; elimínense los viciosos monopolios –públicos y privados- que en muchos campos de la actividad sufrimos, y compañeros no a la venta de parcelas, no a la siembra de maíz transgénico y no a la lucha entre hermanos, sí a la democracia y justicia social, sí a los proyectos productivos, sí a los apoyos para el desarrollo rural, sí a la Organización vamos a demostrarnos que el Movimiento Campesino Alfredo V. Bonfil no ha sido un error por eso vamos a organizarnos más y mejor y ya se verá cómo en la libertad y sin las ataduras de un sistema estatista caduco y obsoleto los veracruzanos  logramos aquí lo que en otras partes conseguimos: ser mejores.

Publicado en Organizaciones | Deja un comentario

Declaración de Principios

        

 

 

El Movimiento Campesino “Alfredo V. Bonfil” surge en Veracruz como una trinchera de lucha dispuesta a satisfacer las inquietudes de los campesinos quienes por falta de atención han desertado de otros organismos que no han podido o querido solucionar sus problemas; nace el 24 de junio de 1979 como protesta por la serie de asesinatos de dirigentes campesinos en toda la campiña veracruzana, ya que en esa década de los setenta, se vivió una de las peores épocas sembrando miedo y terror en el campo pues solamente en el lapso comprendido entre los años de 1975 a 1977 fueron asesinados 54 representantes campesinos en territorio jarocho, lo que hace pensar que este rosario de muertes fue la continuación del “accidente” en el cual perdió la vida Alfredo V. Bonfil el 28 de enero de 1973 al estallar el avión donde viajaba, sin que hasta la fecha se sepa si tal accidente fue casual o provocado.

 

Después del año 79 los campesinos de Veracruz quedaron huérfanos de representantes confiables porque sólo los incondicionales eran los únicos con voz para hablar de la causa agraria, porque sumisamente aceptaban lo que las autoridades querían y en ese estado de cosas  fue imposible la aplicación de la Ley Federal de Reforma Agraria y la Ley Federal de Aguas, sobre todo de esta última que en uno de sus revolucionarios artículos reducía la superficie de la propiedad privada a 20 hectáreas donde el Gobierno estableciera sistemas de riego; fue tal vez esta Legislación y contra quienes trataban, lo que desató la furia de la burguesía agraria de Veracruz pues de haberse aplicado seguramente hubieran resultado suficientes excedencias de tierras, para satisfacer la gran cantidad de solicitudes hechas por los campesinos.

 

Todo mundo reconoce la gran calidad que para la agricultura poseen los terrenos veracruzanos, ésta se acrecentaría agregando el riego, aprovechando el caudal de sus ríos y lagunas calculado en casi el treinta por ciento del total del país, lo que haría de nuestro estado un verdadero emporio agrícola con la capacidad suficiente para su abastecimiento y el de gran parte de México, pero para nadie es secreto también que hay una cultura de preferencia hacia la ganadería extensiva haciendo proliferar los ranchos ganaderos que arbitrariamente ocupan las mejores tierras de vegas y humedad, en tanto la gran mayoría de los cultivos se hace en lomeríos o terrenos accidentados más propios para la cría de ganado; por esta causa no se podrá hablar de modernizar al campo mientras no se establezcan sistemas de riego y se planifique la agricultura ubicándola en las partes más aptas y estableciendo la ganadería en los terrenos apropiados aunque esto signifique cambiar la mentalidad de mucha gente o legislando para que lo anterior se haga realidad.

 

 

En Veracruz existen grupos indígenas en casi todos los Municipios, hay regiones en que por lo abrupto se han conservado en toda su pureza las etnias; todos ellos aún esperan las atenciones que hasta hoy se les ha negado y por cuya incorporación real al progreso estamos trabajando.

 

Históricamente Veracruz ha sido pionero en la organización de los campesinos para buscarle lo mejor en todos los aspectos, así el veintitrés de marzo de mil novecientos veintitrés a instancias del Gobernador del Estado, Coronel Adalberto Tejeda Olivares se creó en el Estado la primera Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos, que el veintiocho de agosto de mil novecientos treinta y ocho, quince años después dio origen a la Confederación Nacional Campesina, sin embargo actualmente los campesinos veracruzanos languidecen ante la falta de estímulos para la producción forestal, pesquera y agropecuaria porque los precios de garantía impuestos por el Gobierno sólo garantizan su pobreza pues nunca cubren los costos de operación y de cultivo; otra cuestión muy importante es recuperar la credibilidad del hombre del campo que no sabe a que organización atender de las muchas que ha patrocinado el sistema para debilitar la fuerza de una sola, que unida tendría poder suficiente para exigir, más que para suplicar sus derechos, aún sabiendo lo difícil que esto es por  los muchos intereses que se afectan, estamos luchando por lograr la unificación de todos  los grupos campesinos, a la fecha ya hemos  hecho alianza con diecisiete importantes núcleos a través del Congreso Agrario Permanente que tienen presencia en el Estado. Por lo anterior y por muchas razones más el Movimiento Campesino Alfredo V. Bonfil pretende que el agrarismo veracruzano se fortalezca a pesar de las adversas condiciones existentes y de tantos enemigos que tiene el sector agrario al que tratan de destruir culpándolo de todos los males sin reconocer como dijo el Licenciado Alfredo V. Bonfil: “Toda organización adecuada del país, para responder a las necesidades de sus habitantes, debe girar en torno al campo, ahí es donde se generan los alimentos, ahí es donde se genera la industrialización, ahí es en última instancia, donde se genera la riqueza de las Ciudades“.

 

 

Publicado en Organizaciones | Deja un comentario

Himno Agrarista

HIMNO AGRARISTA

 

Marchemos agraristas a los campos

A sembrar la semilla del progreso

Marchemos siempre unidos sin tropiezos,

Laborando por la paz de la nación.

 

Nuestro lema es el trabajo, queremos

Tierra y arados

Pues la patria necesita

Ver sus campos cultivados….

 

No queremos ya más luchas entre hermanos

Olvidemos los rencores compañeros,

Que se llenen de trigo los graneros

Y que surja la ansiada redención.

 

Cantemos todos unidos

La canción de la esperanza,

La más bonita canción.

De la libertad y de unión….

 

Voy a empezar a cantarles

La canción del agrarista,

Les diré muchas verdades,

Señores capitalistas…

 

Ay… ay…  ay…

Luchando por nuestro anhelo

Murieron muchos hermanos,

Guardemos fiel su recuerdo.

Es el cantar de los pobres

Que en el campo trabajamos,

Los que con tantos sudores

Nuestras tierras cultivamos.

 

Marchemos agraristas a los campos

A sembrar la semilla del progreso

Marchemos siempre unidos sin tropiezos,

Laborando por la paz de la nación.

 

Ay… ay…  ay…

Luchando por nuestro anhelo

Murieron muchos hermanos,

Guardemos fiel su recuerdo.

 

No queremos ya más luchas entre hermanos

Olvidemos los rencores compañeros,

Que se llenen de trigo los graneros

Y que surja la ansiada redención.

 

Publicado en Organizaciones | 2 comentarios

Biografía de Alfredo V. Bonfil

Nació el 28 de noviembre de 1936 en la ciudad de Querétaro, fue hijo del profesor Ramón G. Bonfil, destacado maestro rural y posteriormente líder del Magisterio Nacional, fue su madre la señora María de los Angeles Pinto de Bonfil. Inició su trayectoria de los días estudiantiles en que fue dirigente tanto de la Sociedad de Alumnos de la Preparatoria numero 1, como de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de  México; pero su condición universitaria no lo apartó en ningún momento de los campesinos, a cuyo lado creció intelectualmente y luchó junto con ellos para defender sus derechos, y obtener sin darle tregua ni reposo, los mayores beneficios posibles.

Más tarde colaboró como Secretario Particular del Secretario General de Colonización y Terrenos del entonces Departamento de Asuntos Agrarios y Colonización, durante los años de 1959 y 1962, tiempo después fue también Secretario Particular del Secretario General de Nuevos Centros de Población Ejidal de la misma Dependencia los años 1964  a 1969. Se ligó, desde entonces, definitivamente al movimiento agrario.

Colaboró directamente  en la Confederación Nacional Campesina durante la gestión al frente de esa Central Campesina del Licenciado Javier Rojo Gómez y continuó conociendo la problemática agraria con el señor Amado Hernández, quien también ocupa la Secretaria General de la C.N.C. durante esta época funge como miembro del Consejo Técnico de esa Organización.

En 1965 ocupa la Secretaria de Acción Agraria del Comité Regional del Partido Revolucionario Institucional en el Distrito Federal. La formación y experiencia adquirida en esos puestos lo llevan a ocupar en 1967, la Oficialía Mayor de la Confederación Nacional Campesina. La actividad y entusiasmo le valieron ser designado Delegado General de su Central  en varios Estados del país. Durante esa época también  con el Instituto Nacional de la Juventud Mexicana al frente del Departamento de Capacitación Ciudadana y, al mismo fue titular de las cátedras de Historia Universal y de Sociología en la Escuela Nacional Preparatoria y en el seminario de la Revolución Mexicana.

En el año 1970 su partido, el Revolucionario Institucional, lo postula como candidato a Diputado Federal por el Estado de Querétaro, Estado que representó  en la XLVIII Legislatura del Congreso de la Unión  desde septiembre de 1970. Finalmente, en Diciembre de 1970, los campesinos del país lo designaron Secretario General de la Confederación Nacional Campesina, Cargo en el que permaneció hasta su trágica desaparición  ocurrida el 28 de enero de 1973, en la Costa del Estado de Veracruz, cuando en compañía de otros dirigentes de esa central había asistido a varias asambleas de trabajo.

Para él toda  organización adecuada del país, para responder a las necesidades de sus habitantes, debía girar en torno al  campo, ahí es donde se generan los alimentos, ahí es donde se genera la industrialización, ahí es donde, en última instancia, se genera la riqueza de las ciudades.

Su condición de líder campesino y el gran conocimiento de la problemática  agraria del país lo hacen destacar, Señaladamente en la Tribuna de la Cámara de Diputados durante la discusión de las Leyes Agrarias y de las Aguas. Su fogosidad, dotes  oratorias y, sobre todo, su convicción revolucionaria  hacía las gentes del campo fueron la base del éxito alcanzado por Bonfil en debate parlamentario de estos dos Ordenamientos.

 

Publicado en Organizaciones | 6 comentarios

Historia de la Organización

MOVIMIENTO CAMPESINO ALFREDO V. BONFIL

El 24 de junio de 1979 reunidos en el local de la empacadora de frutas tropicales ubicada en el Ejido de Sihuapan, perteneciente al Municipio de San Andrés Tuxtla, Veracruz un numeroso grupo de líderes y de campesinos del Estado con el propósito de constituir una Organización encargada de defender los intereses de los campesinos.

 Después de discutir diferentes nombres para este naciente organismo se decidió por unanimidad llamarlo “MOVIMIENTO CAMPESINO ALFREDO V. BONFIL” en recuerdo de la persona a quien todos consideramos como uno de los más valientes y radicales líderes y que precisamente por ser un apasionado defensor de las causas campesinas murió en un accidente aéreo del que no se sabe si fue provocado para detener la brillante carrera de Alfredo Vladimir Bonfil Pinto.

 En esta reunión de la que hablamos, recordamos la asistencia del Licenciado Efraín Zúñiga Galeana, del Ingeniero José Gascón Mercado, de la lideresa Julia Ayala Cortés y un sinnúmero de líderes regionales y de campesinos cuya lista sería larga enunciar; quedando desde esos momentos y hasta septiembre de 1999 como Presidente de la Organización Ernesto Medel Martínez.

 A partir de entonces y después de hacerlo del conocimiento de todas las autoridades, ésta Organización se ha dedicado a la permanente gestoría y defensa de infinidad de campesinos que han encontrado apoyo y solución a sus problemas.

 En noviembre de 1999, asume la dirigencia Ernesto Medel Vara para lo cual fue indispensable establecer los consensos hacia el interior y hacia el exterior restablecer los lazos con los diferentes frentes políticos que dio como resultado que 19 Organizaciones Campesinas creáramos el Congreso Agrario Permanente en Veracruz (CAP-Veracruz), el 8 de agosto de 2000, es así como a través de este hemos logrado apoyos a mujeres y hombres del campo tanto en el aspecto productivo, económico y jurídico. Teniendo como siempre el compromiso de que las estructura campesina sea lo más independiente posible y no tenga que andar suplicando sus derechos.

Publicado en Organizaciones | Deja un comentario